N

Novedades

Dejar la palabra en la jornada Conocer y Hacer, en el Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti

El pasado 20 de julio Susana Romano Sued fue invitada especialmente para participar en la jornada Conocer y Hacer “Violencias: cuerpo social y cuerpos femeninos. Registros estatales, Políticas preventivas y reparatorias para enfrentar la violencia de género” de la Red para la Articulación y el Fortalecimiento de las Investigaciones en Derechos Humanos en Argentina (RAFIDHA).

Se trató de una iniciativa del CONICET y la Secretaría de Derechos humanos y Pluralismo Cultural de la Nación, que tuvo su encuentro  en el Salón Nicolás Casullo, Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti, ex ESMA, de Capital Federal. Romano Sued ha participado en toda la jornada, la cual tuvo diferentes actividades, y concluyó con un panel donde expuso junto a la Dra. Dora Barrancos y la Dra. Elizabeth Jelin.

La docente e investigadora cordobesa, en base a su arduo trabajo en el tema, expuso sobre DDHH y violencia de género y las distintas formas de transformación de la memoria del horror en textos, testimoniales, poéticos, y narrativos.

El objetivo del encuentro fue articular cuatro de los ejes temáticos que se trabajan a diario en la Red: violencia de género; memoria, verdad y justicia; violencia institucional; e indicadores en Derechos Humanos y Acceso a la Información.

Reflexiones de la jornada

“La Red es una iniciativa que ya tiene tres años y mantiene un espíritu crítico respecto de las diversas circunstancias del contexto. Los derechos humanos podrían ser pensados como los derechos que en algún momento fueron arrancados de la sociedad, pero se trata de pensarlos en un sentido posicional a futuro. La memoria se construye con el presente”, sostuvo la doctora Barrancos en dicha ocasión.

A su vez, dialogó sobre los casos de violaciones en cautiverio y sobre la necesidad de reflexionar sobre el sistema de punición. “Algunos elementos del Código Penal deben ser revisados, como el delito de violación. Debemos crear un nuevo dispositivo diferente al judicial para tratar cuestiones relativas a la violencia contra la mujer, repensar sanciones ya que toda judicialización conlleva una agresión de las instituciones sobre las afectadas”.

Romano Sued, leyó algunos de sus poemas donde a través de una serie de juegos de lenguaje y ruptura gramatical le da voz a los desaparecidos. La obra le llevó más de treinta años de escritura ya que intentó desarrollar un estilo, tono y poética que dieran justicia a la experiencia de los años del terrorismo de Estado en la Argentina. A través de procedimientos retóricos muestra la deshumanización que tuvo lugar en los centros clandestinos, sitios sin tiempo y ni orden.

Finalmente, Rita Segato se refirió a que no es correcto decir “crímenes de orden sexual” sino que el concepto debería ser “crímenes por medios sexuales” ya que no son crímenes del deseo sexual. Asimismo, en paralelo a lo que ejemplificaba anteriormente Susana Romano Sued, la referente expresó que no se puede narrar gramaticalmente algo que no es gramatical ya que la narrativa estetiza y los crímenes no deben ser estetizados ya que en ellos se rompen reglas y reina la anomia. “La violación es precognitiva, es una experiencia que no puede ser organizada en una narrativa”, concluyó.

Cabe destacar que de la jornada también participaron Patricia Maccagno, directora de Convenios y Proyectos de la Gerencia de Desarrollo Científico y Tecnológico del CONICET; coordinadores de la Red y sus respectivos ejes (Federico Geller, Karina Bidaseca, Laura Pautassi y Mariana Tello Weiss); investigadores de la Red y referentes de la Oficina de la Mujer de la Corte Suprema, del INDEC, de la Dirección Nacional de Asuntos Jurídicos en Materia de Derechos Humanos, del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), de la Procuraduría de Crímenes contra la Humanidad, del Ministerio Público Fiscal de Santa Fe, y del Comité de América Latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos de la Mujer (CLADEM).



Compartir en:
Regresar